TRANSACCIONES INMOBILIARIAS EN DOLARES ESTADOUNIDENSES

La Constitución Política de la República Dominicana, consagra el PESO DOMINICANO (RD$) como la moneda de curso y uso nacional. Dicha norma es vigente y la MAYORIA de las transacciones económicas se realizan así. Entonces, surge la pregunta obligada: “Por qué el mercado inmobiliario es en dólares estadounidenses si la moneda oficial es el peso dominicano?”

Para responder esta pregunta, debemos remontarnos al 2003, año en el que el país experimentó una de sus más fuertes crisis: la economía decreció un 1.3%, la inflación fue 42.6% y la devaluación de la moneda fue superior al 100%. Este fenómeno castigó a la economía en general, pero uno de los más golpeados fue el sector inmobiliario, razón por la cual este último adoptó una solución “temporal”: Fijar las transacciones en dólares estadounidenses, en operaciones que superan los US$100,000 para la venta y US$800 para el alquiler mensual, aproximadamente. La “temporalidad” se ha extendido durante más de diez años y por el momento no hay una mínima muestra de voluntad de reversar dicha medida; por el contrario, sectores como el bancario y financiero han ampliado su oferta de servicios a operaciones en esta moneda.

Frente a este panorama surge la inquietud normal de si existe alguna alternativa para esta situación teniendo en cuenta que el ingreso de la mayoría de los potenciales compradores y/o inquilinos es en pesos dominicanos. Con el tiempo han surgido las siguientes alternativas:

  • Realizar el pago en pesos dominicanos con base en la tasa de venta del día en que se realiza el pago. Dicha tasa se obtiene del promedio que ofrezcan tres (3) bancos comerciales (usualmente se utiliza Banco Popular).
  • Fijar un límite para la tasa de cambio durante el periodo de vigencia del contrato; usualmente se establecen dos (2) puntos por encima de la tasa que rija en el momento de la firma.

No obstante, es importante destacar que estas opciones son solo alternativas que se pueden plantear durante la negociación pero que será decisión del propietario aceptarlas o no.

Soy Myriam Parra y si te gustó este artículo puedes seguirme en mis redes sociales como @livinginsantodomingo y contáctame a través del +1 (829) 560-1280

Por remaxrd • hace 7 meses.