¿Son realmente buenas las ferias inmobiliarias?

Las ferias se han constituido en herramientas de mercadeo, casi obligatorias, para la dinamización de diversos sectores de la economía. Se pueden definir como espacios – tanto físicos como de tiempo – en los que encontraremos variedad de artículos del sector bajo condiciones interesantes (descuentos, facilidades de pago, regalos, entre otros) que nos motivan a comprar.

El sector inmobiliario no es la excepción, el cual aunado al sector financiero desarrolla ferias que tienen como objetivo motivar o acelerar la toma de decisión de quienes están en proceso de compra.

¿Qué ofrece una feria inmobiliaria?

  • Disminución en la Tasa de Interés Efectiva Anual (TIEA): Durante los últimos cinco años, esta tasa se ha mantenido sobre el 14%[1] Para estos eventos, la entidad organizadora de la feria regularmente la baja un par de puntos. Ejemplos más recientes:
  1. Banreservas: 8.74%
  2. Scotiabank: 9.50%
  3. Banco Popular Dominicano: 10.95%
  • Fijación de la Tasa: La TIEA es fluctuante pues es el reflejo del movimiento de varios componentes de la economía. El hecho de fijarla, le transmite seguridad al comprador en la medida en que este podrá definir con mayor seguridad su capacidad de endeudamiento a corto y mediano plazo. Durante las ferias se ofrecen períodos de 1, 3 y hasta 5 años de tasa fija.
  • Ampliación del porcentaje de financiación: Regularmente se financia entre un 70% y un 80% del valor tasado del inmueble; en estos eventos se ha logrado la financiación de hasta el 90% de dicho valor.
  • Regalos: Productos para el inmueble: electrodomésticos, hierros o rejas, accesorios para los closets, entre otros.

En este contexto otros actores, como propietarios y constructores, se motivan a bajar de precio, lo cual también es positivo y por supuesto se convierte en un aliciente adicional para el comprador.

Viene entonces la pregunta del millón: ¿son reales estos beneficios o son solo sofismas de distracción del mercadeo? La respuesta es que son reales pues dichos atractivos se reflejan en la inversión total que debe hacer el comprador para la adquisición del inmueble. Lo importante es no perder el norte al respecto de las necesidades y de la capacidad de pago pues el hecho de tener una disminución inmediata en la cuota no significa que este monto se va a mantener durante la vigencia del crédito.

Así que aproveche la feria para tomar la decisión de compra, revise su lista de requerimientos (características del inmueble, ubicación, presupuesto, ¡entre otros) y… llámeme!

Soy Myriam Parra y si te gustó este artículo puedes seguirme en mis redes sociales como @livinginsantodomingo y contáctame a través del +1 (829) 560-1280

Por remaxrd • hace 3 meses.